Boletin Industrial
 

  Buscar:  
  Mi Cuenta
 
 

LA AUTOMATIZACIÓN AMENAZA ALGUNOS TRABAJOS, PERO NO NECESARIAMENTE AL EMPLEO






"A medida que los procesos se transforman mediante la automatización de actividades individuales, la gente realizará actividades que complementen el trabajo que realizan las máquinas, y viceversa", escribieron los investigadores del McKinsey Global Institute en su informe titulado "Un futuro que funciona: automatización, empleo y productividad".

El análisis sostiene que cualquier pronóstico con respecto a la automatización, la robótica o la inteligencia artificial debe observar no las tareas individuales sino las tareas que implican esos trabajos. Los analistas de McKinsey dijeron que alrededor de la mitad de las tareas de trabajo actuales podrían ser automatizadas en 2055 con la tecnología actualmente disponible, pero también señalaron que sólo el 5% de las tareas podrían ser completamente automatizadas.

El resto –desde las tareas de puestos de salarios bajos hasta las de trabajadores altamente cualificados y altamente remunerados– probablemente serán parcialmente automatizadas. Sin embargo, los trabajadores desplazados por la automatización encontrarían un empleo alternativo, sugiere el estudio.

El informe dice que las tareas físicas en ambientes estructurados y predecibles –junto con la recopilación de datos y las tareas de procesamiento– tienen más probabilidades de ser automatizadas en los próximos años. Esas actividades equivalen a 2.7 billones de dólares en salarios en los Estados Unidos y 16 billones de dólares en todo el mundo. Las industrias de manufactura, hospitalidad, comercio minorista y servicios de alimentos serían las más afectadas por la automatización de esas tareas.

Los investigadores de McKinsey también dijeron que el ritmo de la automatización variaría ampliamente según la industria y el nivel de habilidad, y que podría ocurrir décadas antes o después de su proyección de 2055.

El informe advirtió que la gente y la tecnología necesitarán trabajar juntas para lograr aprovechar el potencial total de la automatización, la cual podría aumentar la productividad global de 0.8% a 1.4% al año.

McKinsey también argumentó que la aceptación amplia de la automatización alteraría la economía tanto como la tecnología que cambió la economía del siglo XX de una sociedad agraria a una principalmente urbana.

"Esos cambios no dieron lugar al desempleo masivo a largo plazo, porque fueron acompañados por la creación de nuevos tipos de trabajo", consideraron los investigadores de McKinsey. "No podemos decir definitivamente si las cosas serán diferentes esta vez, pero nuestro análisis muestra que los humanos seguirán siendo necesarios en la fuerza de trabajo".






Usuario:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?

¿Eres un Nuevo Usuario?













Acerca de Nosotros | Anunciate aqui | Contáctanos | Refiere a un Amigo | Ayuda | Mapa del Sitio | Trabaja con nosotros
Nuevos Productos Nuevo | Eventos de la Industria Nuevo | English Information Nuevo | Aviso de Privacidad Nuevo
2023 © Editorial Nova, S.A. de C.V. Todos los Derechos Reservados.