Boletin Industrial
 

  Buscar:  
  Mi Cuenta
 
 

10 MITOS SOBRE LA TRANSFORMACIÓN DIGITAL EN LAS EMPRESAS






10 mitos sobre la transformación digital en las empresas

La revolución digital actual es la nueva fiebre del oro.

Miles de empresas están lanzando transformaciones digitales integrales y costosas con la esperanza de encontrar una veta de oro significativa. Como en cualquier fiebre del oro, habrá ganadores y perdedores.
Una pequeña fracción de estas organizaciones mostrará un éxito exitoso y significativo de sus transformaciones digitales. Otros aprenderán del proceso y aún se beneficiarán internamente de las inversiones digitales a gran escala. En este momento, sin embargo, todavía estamos en medio de la prisa, y todo parece deslumbrante.
Hay todo tipo de historias y anécdotas de compañías que acuden a este llamado de la fiebre del oro, pero muchos de estos relatos son sobre fracasos y falsos comienzos reforzados por una serie de mitos al respecto. Le presentamos los mitos más recurrentes para que no se deje deslumbrar y tenga un panorama más claro.
Mito 1: Una transformación digital es una transformación enfocada externamente. Las transformaciones digitales se centran en ofrecer innovación impulsada digitalmente a clientes y mercados. Eso es cierto al menos en el papel y en el proceso de construcción de la estrategia. Sin embargo, una transformación digital no puede tener éxito sin las herramientas digitales adecuadas. Eso implica que, en aras de la ejecución y la captura de valor, también debe ocurrir una transformación digital interna. Ésta es una dualidad que es difícil de comprender a nivel ejecutivo. Es mucho más dinámico invertir en una plataforma de Internet de las Cosa (IoT, por sus siglas en inglés) que implementar una plataforma interna de habilitación de ventas.
Mito 2: Una transformación digital es una transformación tecnológica. Este es el mito más frecuente en los mercados industriales. La mayoría de las transformaciones digitales están dirigidas por personas de ingeniería y tecnología que tienen muy poco conocimiento de los modelos comerciales y de marketing. Como resultado, las empresas caen en la trampa: el 90% de las inversiones, la atención y los recursos están en la Tecnología de la Información (TI) y el 10% se destinan al marketing. Esto es mortal. Una transformación digital es ante todo una transformación estratégica y de modelo de negocio. Necesita ser liderada por la estrategia y el marketing. En términos prácticos, significa que su director digital debe ser un experto en marketing. Entonces, debe haber un balance de inversiones: 50% en marketing y 50% en tecnología.
Mito 3: Puede ejecutar una transformación digital a la misma velocidad que implementaría la innovación en su negocio. La velocidad es la nueva moneda de los negocios. En el espacio digital, esa velocidad es supersónica. Las nuevas empresas ágiles y los nativos digitales salen al mercado rápidamente y toman muchos más riesgos que los nativos industriales. A menudo decimos que a un nativo industrial le lleva 90 días organizar un taller. Es por ello que una transformación digital debería implementarse en menor tiempo que ese margen.
Mito 4: Una transformación digital además de un modelo o estrategia de negocios que no funciona va a salvar el negocio. Probablemente hay buenas maneras de cambiar un negocio o una división en caso de que se rompa el modelo comercial o se interrumpa la estrategia. Una transformación digital no es una de ellas. Requiere grandes inversiones y una parte significativa del ancho de banda de la organización. Sin efectivo y recursos, es una causa perdida y distraerá a la organización de solucionar los problemas estructurales en el negocio principal.
Mito 5: Puede transformarse digitalmente sin madurez de marketing ni relación directa con el cliente en el negocio principal. En pocas palabras, si no tiene el marketing y la madurez del cliente adecuados en el negocio principal, no tendrá éxito en su transformación digital. La mayoría de los nativos industriales carecen de una profunda intimidad con el cliente y se quedan atrás en las inversiones en marketing digital. Muchos de ellos aún confían en socios externos para gestionar la relación con el cliente. Sin datos del cliente, es difícil desarrollar innovaciones digitales. Es imperativo invertir muy rápidamente en las herramientas de marketing adecuadas y reunir información sobre el cliente de maneras que se alejen de lo anticuado. Y, por cierto, si su negocio principal sufre una profunda brecha entre las ventas y el marketing, su transformación digital podría ser más difícil.
Mito 6: Puede empaquetar proyectos piloto digitales en curso en una transformación digital. Una transformación digital es un conjunto integral de programas de transformación e inversiones cuidadosamente diseñadas para apoyar una agenda estratégica. No es el empaque de algunos productos conectados a un nuevo enterno digital. Un proyecto digital o dos no se traducen en una profunda transformación digital. Algunos grupos industriales han adquirido algunas compañías de software y se han llamado a sí mismos “campeones digitales”. Finalmente, existe la percepción de que abrir una fábrica digital o una incubadora puede llamarse transformación digital. Es parte de ello, pero no todo el proceso.
Mito 7: Puede ganar dinero y producir unicornios industriales de la noche a la mañana. Toda empresa industrial quiere convertirse en la plataforma de referencia para su ecosistema industrial. A menudo subestiman el tiempo que lleva llegar a un estado fuerte. Pueden referirse a Uber, Airbnb y Amazon para describir sus aspiraciones, pero olvidan mencionar que estas empresas han existido durante más de 10 años y han perdido importantes sumas de dinero para llegar a donde están. Y aún pierden sumas significativas. En el terreno de lo digital, la competencia es feroz y muchas de las cadenas de valor ya se han comercializado. Los ejecutivos no pueden tener los mismos requisitos y flujo de efectivo en la transformación digital que aplican al negocio principal. Hará falta algo de exploración, experimentación y pérdidas en el camino.
Mito 8: Puede sacar a las personas de sus negocios principales y convertirlas en campeones digitales de la noche a la mañana. Nombrar campeones digitales divisionales y funcionales y propietarios de productos digitales es un primer paso. El siguiente paso es invertir mucho en mejorar y volver a capacitarlos lo antes posible. Eso significa que su academia digital u otra infraestructura de aprendizaje digital debe estar en su lugar antes de comenzar su transformación digital, no dos años después de la transformación. Las personas no adquieren habilidades mágicamente de la noche a la mañana. Leer un libro y asistir a una conferencia no es suficiente. Necesita un aprendizaje de acción sostenido. Por cierto, la estrategia de recursos humanos de tapar agujeros con personas disponibles y jugadores B también es una mala idea.
Las transformaciones digitales requieren lo mejor de lo mejor.
Mito 9: Si tiene una empresa orientada al producto, le resultará fácil orientarse a las soluciones digitales.
Si ha tenido una organización industrial centrada en el producto durante décadas, su mentalidad organizacional es la de una empresa de productos.
Es posible que tenga algunos departamentos de servicio integrados en sus divisiones de productos, pero es probable que estén fragmentados y no coordinados. Una transformación digital requiere una mentalidad de servicio. Si no tiene eso, no puede esperar pasar de centrarse en el producto a centrarse en la solución en un par de años. Va a tomar una década. Si su organización ya está organizada para servicios y entrega de sistemas complejos, entonces tiene una mayor probabilidad de éxito. Debe aprender a gatear antes de poder correr. La secuencia es de productos y servicios a productos y servicios conectados, y a producto como servicio. Esa transición lleva tiempo.
Mito 10: Puede escalar su innovación digital y nuevas empresas con el back-office tradicional heredado. ¿Cree que su equipo de TI, finanzas y ventas adoptará sus innovaciones y programas
digitales con los brazos abiertos? Piénselo otra vez. Alguien debe preocuparse por la integración de todas estas innovaciones y tecnologías en la infraestructura central y el back office. Aquí es donde muchos proyectos digitales se atascan y mueren por completo. La cultura sí importa. Ejecutar una transformación digital como un proyecto brillante y moderno administrado por jóvenes en jeans podría reforzar las divisiones generacionales y las guerras territoriales. Procure ser cuidadoso en cómo quiere implementar esta transformación y a quienes delega cada responsabilidad para evitar tensiones entre equipos.
La mayoría de los informes de consultoría e industria señalan que más del 85% de las empresas han comenzado algún tipo de transformación digital.
¡La fiebre del oro es una realidad! Antes de subirse al tren y comprometer inversiones significativas para una transformación digital, recomendamos encarecidamente las discusiones sinceras sobre estos 10 mitos. La mayoría de estos posibles problemas se pueden evitar en la fase de diseño de la transformación, incluso si ya la ha comenzado. La recomendación es comenzar reforzando el núcleo y el back office con las herramientas digitales adecuadas mientras se exploran las innovaciones digitales en el mercado. La clave del éxito está en el diseño y el mapeo de su transformación.




Usuario:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?

¿Eres un Nuevo Usuario?













Acerca de Nosotros | Anunciate aqui | Contáctanos | Refiere a un Amigo | Ayuda | Mapa del Sitio | Trabaja con nosotros
Nuevos Productos Nuevo | Eventos de la Industria Nuevo | English Information Nuevo | Aviso de Privacidad Nuevo
2019 © Editorial Nova, S.A. de C.V. Todos los Derechos Reservados.